LA HUMILDE: REPETIR REPETICIONES, RECICLAR CICLOS.

0
1029

Una de las cosas más difíciles que he decidido, fue la de tomar terapia. La primera cosa con la que te enfrentas, es a pensar que estas loco o que alguna teja esta suelta en el techo. Pero cuando te avientas y ves de qué se trata, hasta te llegas a preguntar cómo es que no lo hiciste antes.

Pues, ya me encontraba yo en mi tercer o cuarta sesión, cuando mi galeno de la azotea me salió con que todo en la vida es cíclico. Ósea, que estamos repite y repite siempre lo mismo, como si fuéramos guionistas de telenovela mexicana, cayendo en los mismos errores, brindando con los mismos extraños, y llorando por los mismos dolores.

A según el “pisiquiatra”, si realmente queremos zafarnos de la bronca de estar en el agüite constante, debemos darnos cuenta de qué estamos haciendo repetidamente mal. Una vez identificado el loop, lo que tenemos que hacer es dar un brinco fuera de la licuadora y encaminarnos por la ruta que le pegue a nuestra gana y no andar volteando pa atrás, puesto que ahí ya todo está caduco.

Todo eso me hizo recordar irremediablemente a mis cuates jipis que siempre me andan queriendo ver el aura (los cochinos) y haciendo cuentas de mis vidas pasadas. Algunos de ellos siguen ofendidos conmigo, nomás porque les hice saber que, si entendemos bien lo que dice el hinduismo, el estar repitiendo reencarnaciones, es simple y sencillamente una señal de que eres un idiota que de plano no aprende nada cada que le toca turno. Y pues como ellos se consideran “almas viejas”, ya sabrán la torcida de panza que les causé.

También están lo que se proclaman Ah Kin Ch’el “honoris causa”. Estos camaradas se andan ofreciendo para hacerme un calendario maya personalizado, aunque a mí me gusta más el que me regala doña Maris, la de la tienda (este año tocó uno del Museo de Louvre). Según ellos todo se repite, eso si, ello depende de qué calendario estés consultando: el lunar, el solar, el de la cuenta corta o el de la cuenta larga; o sea que hay pa todo. Ahora me explico por qué en el 2012 andaban achacándole a los mayas el fin del mundo y nadie atinó a decir por qué.

El caso es que desde que me dijeron eso de las repeticiones existenciales, me he topado con todo tipo de versiones y explicaciones que no dejan de resumirse en una sola cosa: los ciclos son naturales, pero quedarse aferrado a uno es un acto involutivo.

Me pregunto cuántos baktúnes tienen que pasar para que por fin nos animemos a dar el paso adelante. Y es que por más que le hago, no dejo de pensar que el tiempo dio otra vuelta y nos instalamos de nuevo en la edad media. Chequen porque se los digo:

Durante el medievo todo se centraba en un dios impuesto por una religión dominante, donde las clases sociales estaban estrictamente separadas, la educación era escueta y solo para unos pocos,  había una inquisición que hacía arder a los que pensaban o creían distinto, el sexo era un tabú, la mujeres estaban supeditadas a lo que hacía el hombre, todo era dogmático y por supuesto, la medicina no pudo hacer frente a la plaga que asoló aquellos entonces.

Ahora solo pongamos a las redes sociales y los celulares en lugar de Dios; observemos a cuantos les beneficia el nacer de “alta cuna”; indaguemos a qué sector de la sociedad sirve la justicia. ¿Cómo esta nuestro sistema educativo? ya sea el que se da en casa o el de las instituciones.   

¿Acaso no es una cacería de brujas que hoy se censura lo que sea porque a dos o tres todo les resulte ofensivo? ¿Hay libertad de prensa, de pensamiento, de decisión, en un mundo donde un actor es condenado por un cometario en Twitter, asesinan periodistas, se hacen linchamientos sociales a personas que piensan, creen, sienten, actúan distintito, o que simple y sencillamente no le van al partido político de moda?

La sexualidad sigue siendo tabú, solo que antes era para dentro y ahora es para fuera. El mundo se tiene que enterar de lo que hacemos con nuestros genitales. Las revistas, la televisión, la publicidad, el arte, todo esta hipersexualizado. Andamos apoyando a un candidato por ser gay, bisexual, o lo que sea, y no por ser capaz de ocupar el cargo. Disculpen mi francés, pero la gente no gobierna con la cola; con las patas sí, pero, ¿Qué tienen que ver con la sociedad los asuntos de cama? Digo, esta el terrible asunto de la discriminación, claro, pero eso ya lo consideré en la parte donde menciono que se quema al que piensa, cree, siente o actúa distinto.

Las mujeres ya no están obligadas a estar atadas a un marido, pero hay algunas que siguen atenidas a lo que haga o diga un hombre para catalogarlo de secuaz del patriarcado; nacer varón es nacer con el estigma de ser el enemigo.    

¿Y los dogmas? Todo es dogmático hoy en día. Hay industrias que nos dicen cómo vestir, qué bailar, qué comer, que comprar, y nosotros seguimos modas nomas porque sí, por que así es. Tenemos “influencers”, tenemos guías prácticas y encima de todo, un gobierno que nos dice quienes son los malos y quienes los buenos. Tenemos el doctrina de que no estar de acuerdo con lo que diga el presidente es ser aliado de satán, o peor, del neoliberalismo; no existe la crítica constructiva en el diccionario de la 4T. Hay quienes no ven un servidor público que debe actuar por el bien de todos, ven a un mesías que todo lo que dice es ley. ¿Así o más dogmático el asunto?

Y ya nomas para rematar, nos esta dando en la mauser una pandemia, que es una palabra elegante para decir plaga, la cual se puede aminorar con el sencillo acto de no ser tan cochinos… y no hubo gente más cochina que la del medievo.

La HUMILDE opinión de su S.S. (seguro servidor, mal pensados) es que de plano tenemos siglos reiterando que no aprendemos nada. Solo vemos para atrás para avivar rencores sin querer hacer nada por evitar que se repita la historia. El mundo necesita su buena dosis de terapia. Quien quite y si nos animamos a dar el paso adelante, nos encontramos en un nuevo Renacimiento con todo y sus Leonardos, sus Miguel Ángel y las demás Tortugas Ninja. ¿Apoco no sería maravilloso?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here