Esteban Vargas: El teatro, la escena y mis personajes

0
1424

A lo largo de casi 30 años de trayectoria Esteban Vargas ha participado en más de 50 obras teatrales como actor, director o músico presentándose en festivales, muestras y encuentros nacionales e internacionales de distintos géneros para actores, títeres, zanqueros y mojigangas. Bajo esta multidisciplinariedad, dentro de las artes escénicas, desde 1993 ha destacado por su formación plástica que le ha llevado a elaborar diversos objetos en producciones teatrales propias o ajenas, así como en la creación de máscaras echando mano de diversas técnicas que también comparte en los talleres que imparte.

En 2002 fundó el grupo Trotamundos Teatro con quienes actualmente presenta la puesta en escena Contando y sonando, del tequio al fandango en colaboración con las chicas de Media Luna, propuesta que se estrenó en el Festival Verso y Redoble llevado a cabo en Morelia en julio del presente año y que próximamente tendrá más presentaciones. A continuación les compartimos los detalles, pero no sin antes conocer como fue que el recorrido del maestro Esteban Vargas en los escenarios le llevó a encontrar en el teatro de calle otro lugar para compartir creatividad.

“Me preocupo por cuál lenguaje es apropiado para ese tipo de encuentros”

Cuando un actor se topa con diferentes públicos y edades empieza a cuidar un lenguaje que hable a todos y esto hace que deje en el camino aquello que no sirve para su discurso “Las obras que incluyen mucho texto no me son atractivas, no por el trabajo del texto en sí, sino por el trabajo que vamos a hacer de llevarlo al exterior; vengo de un proceso donde trabajábamos en cámara cerrada y nos dimos cuenta que hay una crisis en la participación de la población, eso me llevó al teatro de calle”

En el camino se ha topado con distintos grupos y derivados de la propia disciplina pero lo único inamovible ha sido el teatro “Todo va conformando tanto un acervo de experiencias como también un volcarse a ellas; lo realmente maravilloso es que el propio trabajo abra las puertas para otras dimensiones, tanto de relación como espaciales, yo estoy muy agradecido de que mi trabajo me haya llevado al extranjero o a incursionar en el lenguaje del tipo de teatro que voy haciendo; cuando entro, por ejemplo, a construir máscaras de cuero con la italiana Margherita Pavía sé que ya tendré ese conocimiento como recurso al igual que las otras disciplinas, todas son parte de un mismo objetivo: el teatro, la escena y mis personajes”

En el arte hay tres grandes temas que nos hacen conectarnos con lo universal: el amor, la muerte y la vida. “Como mexicanos algo en lo que nos conectamos es en la manera lúdica de ver la vida, por ejemplo, el tema de la muerte puede ser tan temeroso y frío como en Europa o tan alegre como es en México, entonces esa seducción de como es en tu pueblo, como es tu gente y cómo son tus raíces, se vuelve una complicidad de ida y vuelta. Por otro lado cuando viajas fuera de tu país te das cuenta que el lenguaje no debe ser un limitante para confrontarte con el otro, o sea, si finalmente no te van a entender con palabras recurres a un lenguaje corporal”

Respecto al impacto de su labor menciona “No podría comprobar que nuestro trabajo escénico ha sido realmente transformador de la pulsión social, solo sé que tenemos mucho por hacer en el sentido de seguir buscando y de ser creativos con los elementos que tenemos. En la actualidad creo que es un sano ejercicio concebirse como humano, en este tiempo donde las fronteras territoriales no son exactamente un rollo físico sino que estamos en una era digital donde la propia comunicación tiene trampas y, es más fácil enviar mensajes que mirarnos a los ojos; eso es nuestro material, es donde como artistas podemos ser creativos y decir algo”

“Y sin embargo hacías tu labor por vocación o por oficio”

Esteban, quien inició su camino en las artes escénicas cuando aún no existían licenciaturas de enfoque artístico en la ciudad nota que atravesamos una saturación, es decir, ¿A donde se van todos aquellos que egresan año con año? “El artista, preguntale a Mozart o ha Beethoven, quizá no tenía un documento pero eso no le implicaba ser quien era ¿por qué en nuestro tiempo si nos tenemos que cuestionar eso? afortunadamente me he topado con maestros de la vieja guardia que, a pesar de todo esto eran artistas, que hacían lo que tenían que hacer por autonomía o vocación y yo lo único que puedo decirle a los artistas de hoy es que se sigan inclinando a eso”

En su experiencia la mayoría de los intentos fallidos que han existido en nuestra ciudad para hacer frente común a los problemas que enfrentan las artes terminan siendo debates de intereses particulares y, cuando abogamos a eso se vuelve anti comunitario ya que, lo comunitario implica ver por los demás “Si se quiere mejorar el panorama de la comunidad hay que comenzar con tener una mayor visión acerca de cómo funciona realmente una comunidad. La propia ciudad es un enemigo de lo comunitario y los artistas son de subdivisiones”

“Defiende tus proyectos por convicción, no por moda”

En sus palabras, un artista debe asumir con valentía su postura ante el mundo, cada uno tiene retos diferentes de acuerdo a su entorno, si para otros en algún tiempo era conformar sistemas que facilitaran el trabajo de los artistas resulta que ahora nuestro problema es estar demasiado en pugna con lo institucional “Entonces ¿que se debe hacer? Conoce bien a tu enemigo, a veces tu enemigo eres tu mismo. Las cosas se ordenan cuando partes de -¡Tengo esta idea! y esta idea la hago con o sin institución, con un cómplice o sin un cómplice, y encuentro la vía en mi interior y en mi entorno; hay una atención a esa pulsión intangible del artista. Te tienes que volver valiente para defender eso que quieres hacer”

Esteban tiene claro que como artista hay que alejarse de determinado entorno para ganar autonomía propia y construir tu mundo porque eres diferente, esa diferencia ya te excluye de ciertas cosas y eso se debe asumir, es una asunción vital y de vocación “Cuando te toca trabajar incluso con basura la transformas y dices -No le llamaré basura, ahora es mi material de reciclaje. Lo verdaderamente interesante está en la capacidad transformadora del sujeto porque finalmente esa transformación es la que te constituye como persona”

Contando y sonando, del tequio al fandango

La propuesta surgió por una iniciativa de Media Luna cuando compartieron con Trotamundos la idea de llevar a escena algunos sones de diferentes regiones del país “A nosotros nos pareció un pretexto interesante para retomar una lógica narrativa que habíamos trabajado en otras obras. El resultado es que hay una canción relacionada con el cuento que ves, cada uno forma parte de la narración de un abuelo cuya labor es cuidar a los niños y contarles historias mientras los adultos están en el tequio dando un servicio comunitario. La propuesta la resolvimos con nuestros recursos justamente en esta idea de -Lo queremos hacer, lo vamos a hacer” 

PRESENTACIONES

Contando y sonando, del tequio al fandango, se presenta en Apatzingán el día 30 de noviembre y en Acuitzio del Canje el 02 de diciembre, la próxima presentación en Morelia aún está por confirmarse.

La recomendación que él nos da es verla y llenarnos de los múltiples discursos, todos ellos unificadores porque, la obra lo mismo le habla a un niño de tres años que a un adulto mayor, conecta tanto la vida del público como la vida de los actores y músicos que están en escena “Está en el propio discurso de la propuesta hacer un llamado al acompañarse y a sentirse cómplice del flujo de la vida, gracias a la inferencia de juntar al viejo y al joven en un mismo entorno donde se busca hacer más ameno el camino del otro; desde la óptica del niño de apoyar al viejo, como en la óptica del viejo de enseñarle algo al niño” Concluyó el actor.

Los invitamos a visitar sus páginas en Facebook: Contando y sonando, del tequio al fandango, y Media Luna para que sigan más de cerca su trabajo.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here