Rodrigo E. Torres-Orozco. Perspectiva dramatúrgica

0
1172

Escribir es dejar huella de quienes fuimos en algún momento, es también ordenar ideas pero, sobre todo, escribir es un acto de exorcismo; se puede escribir poesía de lo bello o narrativa de los momentos más felices de tu vida pero, la dramaturgia es obra del diablo porque es crear personajes para hacerles la vida de cuadritos. Escribir es enfrentarte con tus demonios y escalar de nuevo hacia la tierra con el alma purificada. Esto expresa sobre su actividad profesional Rodrigo E. Torres-Orozco Navarro actor, director y dramaturgo originario del estado de México, quien desde hace cuatro años radica en la ciudad de Morelia.

Licenciado en Artes Escénicas por la Universidad Autónoma de Aguascalientes, Maestro en Guión y Dirección de Cine por el Instituto Mexicano de Investigaciones Cinematográficas y Humanísticas, y Diplomado en creación literaria por la escuela de escritores de SOGEM, Rodrigo se prepara constantemente en talleres y cursos entre el que destaca el Seminario Internacional de Dramaturgia de SECUM coordinado por Jaime Chabaud, y que contó con la participación de Luis de Tavira y José Sanchís Sinisterra.

Recuerda que escribió su primer obra teatral cuando tenía 14 años, en un taller de casa de cultura y desde entonces no ha parado. Por recomendación de los maestros que notaron su gran potencial dramatúrgico decidió estudiar en la escuela de escritores de SOGEM una vez terminada la preparatoria “Ahí empecé a profesionalizarme, tuve como primeros maestros a Ximena Escalante, Hugo Wirth, y a Gabriel Inclán, también he tomado talleres con Conchi León, Jaime Chabaud, Sanchis Sinisterra, Luis de Tavira, y Xavier Villanova, por nombrar algunos”

M.M: ¿Cuáles son las características de tu dramaturgia?

R.E: Primeramente, busco que mis obras piensen en el público al que van dirigidas, creo que el gran error que muchas veces se comete en el teatro es no pensar en las personas que te verán, por eso, primero pienso en a quien le estoy hablando y a partir de ahí trato de generar un diálogo con ellos, y lo segundo, es no menospreciar la inteligencia, no hay que pensar que un público que no es el intelectual no va a entender una estructura compleja.

M.M: ¿Cuáles temas te gusta abordar?

R.E: Suelo hablar de la soledad, de la incomprensión, de la muerte, del sexo y últimamente de la familia. Conforme he ido creciendo trato de hablar más de lo social porque me es inevitable hablar de lo personal. Mi receta para no ensimismarme y hacer un teatro solo para mí es siempre pensar en el otro, pensar primero en a quién le estoy hablando para así hablar de lo que ha esas personas les interesa escuchar; aunque hable del trabajo obrero, de la paternidad adolescente, de la violencia en la infancia, del día de muertos, o de las relaciones sociales en la adolescencia, etcétera, mientras más social sea el tema a más gente voy a tocar e inevitablemente voy a terminar hablando de mí.

Respecto al panorama dramatúrgico local externó que en Morelia ve mucho interés al respecto, hay actores y escritores que creen necesario para su trabajo conocer y escribir obra teatral. Existe una afluencia de excelentes dramaturgos que vienen a compartir sus conocimientos y aunque a veces no terminan de ser textos 100% efectivos antes de llegar a escena, el interés habla de un panorama general bastante alentador, añadió “Como dramaturgos nos falta dejar de trabajar en solitario, como un ejercicio cotidiano hay que reunirse, porque los grandes núcleos de dramaturgia del país así se han hecho, por ejemplo, en casa de Vicente Leñero se reunían los dramaturgos de su época, él pasó la banderita a su hija Estela y ella reunió en esa misma casa a los dramaturgos de la nueva generación, Chabaud por su parte también lo hizo, es decir, siempre han existido círculos de dramaturgos que se reúnen para hablar, reflexionar y hacer dramaturgia, y en la ciudad eso aún hace falta.

“Presentar mi vida ante tus ojos, porque sin tus ojos mi vida no existe”

Actual proyecto

En 2018 fue beneficiario de PECDA Michoacán con “Tus ojos, mi vida, Fuga de cuatro voces que luchan por ser vistas”, proyecto enfocado a público adolescente que tuvo como dos grandes asesores dramatúrgicos a Bertha Hiriart y Jaime Chabaud. Dicha propuesta ya presentó una lectura dramatizada el pasado mes de septiembre y se está trabajando el montaje para estrenar en 2020 junto a su versión radiofónica para Spotify y otras plataformas digitales.

Al respecto nos compartió lo siguiente “Entrevistamos a más de 100 adolescentes preguntándoles acerca de sus ideas de éxito, queríamos saber a quienes consideraban como personas exitosas, que son el éxito y fracaso para ellos y cómo se enfrentan a ambos. Llegamos a la conclusión general de que para todos “ser” era ser vistos, es decir, para ser alguien tienes que ser reconocido por alguien, esa es la idea que mueve la obra y que generó el título “Tus ojos, mi vida”. También salió como tema relevante que actualmente las grandes figuras de éxito entre los adolescentes son youtubers y súper héroes, por lo tanto, esos dos mundos se volvieron muy presentes en la obra y a partir de ahí comencé a crear los personajes” Tocata y fuga de J.S. Bach fue la partitura musical base que Orozco traspoló a una partitura dramática, Entonces, cada uno de los cuatro protagonistas representa a cada una de las voces de esta pieza escrita para órgano por el compositor alemán “La obra habla de la obsesión con el éxito y tome la obra de un obsesivo con las formas como lo es Bach para hablar de la misma obsesión”

Para finalizar le pedimos sugerencias para introducirse al mundo dramatúrgico y esto nos aportó “Creo que el gran pecado que se comete al recomendar teatro, sobre todo en las escuelas, es que te dicen, lee a Shakespeare pero sí es lo primero que lees muy probablemente el lenguaje se te haga demasiado rebuscado y terminarás huyendo del teatro. En México tenemos muchos dramaturgos geniales, por ejemplo Ricaño, él es un dramaturgo fácil, accesible, muy divertido que además toca temas profundos con un estilo tremendo y una capacidad dramática maravillosa. Yo soy ultra fan de Gerardo Mancebo del Castillo, quien fue un dramaturgo que creó su propio universo, las tierras calanimes, y desde ese universo mágico y alocado hablo de maternidad no deseada, soledad, muerte, o de la condición homosexual, etcétera. En dramaturgia para niños por favor léanse a Bertha Hiriart, a Perla Szuchmacher, a los hermanos Francisco y Javier Malpica, o ha Jaime Chabaud” Concluyó.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here