Despacho mexicano Iván Marín Arquitectura+Doho Constructivo gana Premio

0
896

Despacho mexicano Iván Marín Arquitectura + Doho Constructivo gana Premio Architizer por uso innovador de materiales.

  • El proyecto fue reconocido en la categoría de Architecture + Brick y selección del Popular Choice Winner

El diseño de un pequeño Centro Cultural del Centro Educativo de Morelia en México, fue seleccionado como uno de los ganadores en la séptima edición del Architizer A + Awards por el manejo particular del ladrillo y sus efectos en el espacio.
El despacho Iván Marín Arquitectura + Doho constructivo, desarrolló el proyecto del Centro Cultural en la antigua biblioteca de la escuela con la premisa de mejorar el rendimiento general de los estudiantes y maestros.
En el proceso de diseño se realizó un taller con los niños de la escuela para conocer a través del lenguaje gráfico ¿cómo se imaginaban el centro cultural? y ¿qué elementos integrarían en él para disfrutarlo más?

En el proceso de diseño se realizó un taller con los niños de la escuela para conocer a través del lenguaje gráfico ¿cómo se imaginaban el centro cultural? y ¿qué elementos integrarían en él para disfrutarlo más?
Como resultado, al proyecto lo integran una zona de lectura y una biblioteca, una sala de usos múltiples para la práctica de Yoga y Dalcroze y dos salas de artes plásticas, donde se amplió la luminosidad utilizando el blanco como único color para mejorar la colorida paleta de los libros.
Además, considerando que el entorno está limitado por todas las estructuras y pasarelas ya construidas, la luz natural se convirtió en una prioridad para este proyecto, aprovechando recursos como celosías como filtros solares, espacios abiertos y muros ciegos como protecciones, además de la integración de espacios interiores y exteriores, como el patio central en el hall de entrada principal y la plataforma de lectura.
Analizando los edificios que ya están en el sitio y los materiales de los que están hechos, se decidió utilizar el ladrillo de barro, un material de alto uso local, como el único material envolvente. El espacio se construyó reciclando dos contenedores de metal, los cimientos, pisos y muros perimetrales. El techo, que se encontró en un avanzado estado de deterioro, se desmanteló por completo y la ingeniería se reconstruyó desde cero.
La simplicidad de su volumen y el escaso uso de materiales hacen posible que este edificio se adapte humildemente a su entorno y también lo convierte en la piedra angular del futuro complejo educativo, que tomará a la arquitectura como un elemento fundamental para sus propósitos educativos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here